Project Description

Ejercicios para crecer 2015. Pasta de cerámica, fibra de vidrio, hierro y madera. 23 x 30 x 4 m.

EJERCICIOS PARA CRECER

Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por la huella que dejan. Proverbio Árabe

Monique Bastiaans ha concebido esta obra para que todo aquel que se acerca a la plaza contribuya en la creación de esta instalación y con sus propias manos participe en ella modelando con arcilla la espiga en la parte superior de las cañas.

Orígenes, tradición y actualidad se encuentran y conviven en esta obra y en esta plaza, testigo de una nueva ofrenda.
Cada pieza individual se instala en el conjunto, hasta un total de 4.200 piezas que componen la obra, convirtiendo así a muchos ciudadanos y turistas en copartícipes en esta ofrenda a la Naturaleza y a la Cultura.
Entre todos plantamos un campo de fertilidad, de abundancia y de esperanza.

La obra se inspira directamente en la arquitectura de La Alhambra de Granada.
El elemento decorativo más utilizado por los arquitectos de La Alhambra era el ataurique o decorativo vegetal, característica del arte islámico.
Las celosías son otro de los elementos importantes y omnipresentes, como separador de espacios y como generador de atmósferas, que con la luz del sol generan misterio.
El patrón que forma la base y sustenta toda la obra es derivado de la celosía de la puerta del Patio de los Arrayanes de La Alhambra. Para ser mas exacto, es el vano de  esta celosía.

Esto, aunque parezcan conceptos alejados, nos lleva directamente a Valencia, en la que la cultura musulmana, su arquitectura y sus infraestructuras aún perduran en nuestro día a día.
En esa representación de la importancia de los orígenes y tradiciones, el valor de lo artesano, de lo manual, de lo artístico cobra todo el sentido.
Volver a nuestros orígenes, a la tierra, a lo genuino, a nuestras manos para poder seguir creciendo y mirando al futuro, para innovar y para crecer.

A través de esta intervención se favorece la participación e interacción del público como elementos fundamentales, que vehiculan esas sensaciones de colectividad y unidad frente al individualismo actual.

La unicidad de cada espiga, de cada huella proporciona a la totalidad de la obra un aspecto natural, lo que marca la diferencia entre lo mecánico y lo humano.

Este campo de cebada también esconde su simbología. La fuente de la Plaza de la Virgen representa la figura de Neptuno simbolizando el río Túria y  las mujeres desnudas que le rodean, personifican a las ocho acequias de la Vega de Valencia.
Aquí volvemos una vez más a nuestras raíces, los musulmanes, que nos trajeron el sistema de regadío y nos enseñaron a cultivar.

Por su tamaño, solo una vista aérea revela la celosía que se fusiona con las  formas geométricas que cubren la superficie de la plaza de la Virgen.

Dentro del conjunto de la intervención, un laberinto, se van formando unas zonas de  paseo, descanso y de convivencia.

Patrocinado por: Cervezas Alhambra, Ideo, Vicente Diez.

VER  VIDEO: